Pautas de alimentación

Cuando los papás acuden a Clínica Uner, las demandas hacia el departamento de logopedia, son habla, comunicación, lecto-escritura o problemas para decir bien las palabras.

La logopedia, viene entendiéndose así, como la disciplina que trabaja estas dificultades. Sin embargo, a estas debemos añadir otras, como son la respiración y la alimentación, y dentro de la alimentación, áreas como: la masticación de todos los tipos de alimentos, la acción de tragar correctamente, y la higiene bucal.  

Muchos quedan sorprendidos cuando se les habla de la alimentación o se indica aspectos de la alimentación para poder aplicar en casa. Otros padres, agradecen la información, dado que para ellos y para los niños, el momento “comida” es un momento que todos desean evitar, por lo mal que pueden llegar a pasarlo. Por ello, la mejor forma de trabajarlo es en casa, ya que cada día se realiza el desayuno-almuerzo-comida-merienda- cena. Son 5 momentos, naturales y no forzados donde el niño tiene la necesidad de comer, por ser una necesidad básica en nuestra vida.  

Debemos de tener en cuenta, que cualquier trabajo realizado en casa, debe ser pautado y dirigido por el profesional correspondiente. No obstante, a continuación os indicamos de forma general, algunas pautas que podemos empezar a practicar:  


Pautas generales de alimentación en niños

Antes de nada, DEBEMOS RECORDAR:  

  1. La acción de comer tiene que identificarse con un momento del día agradable, ya que cubre una de nuestras necesidades básicas, y que debemos cubrir en cualquier caso.
  2. Al comer, debemos hacer eso, comer. Debemos evitar jugar o ver la TV. Si que podríamos dejar un pequeño juguete en la mano del niño, pero no para jugar, solo para que se sienta bien.
  3. Los alimentos son ricos, apetecibles  y nos gustan.
  4. Los papas, son los que van a crear ese momento, y el niño aprenderá cómo es, qué se hace, cómo comportarse, y es ahí donde se establece el hábito.
  5. Comer es tranquilidad, interacción, disfrutar de sabores, probar texturas, masticar, tragar,… Debemos evitar luchar, mostrar emociones negativas.
  6. Las cantidades para los niños deben ser las adecuadas para ellos, al que le gusta mucho una comida, comer demasiada cantidad, provocará que la siguiente comida, sea rechazada completamente o una parte de ella.
  7. Todos los días hay que comer.

¿CÓMO EMPIEZO A ENSEÑARLE A COMER?


Esta es una pregunta que los papas realizan continuamente, y conocen la respuesta, lo difícil muchas veces es realizarlo, acordarse de cómo lo hicimos el día anterior, ya que las responsabilidades, a veces desbordan.

  Vamos a daros dos CONSEJOS:    

  • Durante la comida vamos a crear una rutina y mantener las condiciones, en la medida de la posible, para conseguirlo:  
  1. LUGAR CASA: siempre comeremos en el mismo lugar de la casa, al menos al principio. Cocina, salón o terraza. Donde determinéis pero siempre en la misma mesa. ¡Cuidado! Eso no significa que hagamos uso de una mesa portátil y nos la llevemos a todos los lugares donde vayamos.
  2. LUGAR MESA: colocaremos al niño o niña en la misma posición en la mesa y en la misma silla, en caso de tener sillas distintas. De esa forma, identificará cúal es su lugar y se acercará solo.
  3. UTENSILIOS: Cuando iniciamos la alimentación, los niños tienen unos platos, vasos o cubiertos, destinados para él. Ahora que va a empezar a comer solo, si le gusta un determinado plato, vaso o cubierto, lo respetaremos. Estamos creando un momento agradable, y al igual que los adultos, los niños tienen sus preferencias.
  4. COMIDA: empezaremos poniendo y comiendo los alimentos que más le gusten.
  5. FIN DE LA COMIDA: al finalizar, reforzaremos al niño. Es importante tener en cuenta que los refuerzos no tienen que ser chucherías o chocolate, ya que eso continúan siendo alimentos. Reforzaremos con ver un rato de TV, sentarnos juntos a leer, etc.  
  • ¿Qué hacer para que pruebe alimentos nuevos? En este caso es importante, elegir una situación totalmente nueva. Hemos creado todo un ritual en casa que nos ayuda a que coma tranquilo, a que lo disfrute y lo vaya haciendo con autonomía. Probar nuevos alimentos, es la situación que hace que comer ya no sea un placer, sino una obligación, ya que no lo eligen de forma voluntaria. Podemos aprovechar cuando está con otros niños, para ofrecerles a todos, haciendo uso de la imitación de sus iguales.  

Cuando no sea posible realizar la introducción de alimentos con otros niños, lo que podemos hacer es: es dejar el alimento a su alcance y ofrecerle de lo que nosotros vamos a comer.    


¿CÓMO INTRODUCIR CAMBIOS EN LAS TEXTURAS? 


– Si el niño/a toma purés, estos deben presentarse más espesos de forma muy lenta y progresiva.  
– Cuando el niño/a lo acepte, introducir pequeñas cantidades de comida sólida, machacada con el tenedor.
Paciencia. Lo más probable es que lo rechace, la ignoraremos y continuaremos dándole cucharadas.      
– El siguiente paso será ofrecerle el alimento machacado con el tenedor:

Cuando hayamos conseguido esto, introduciremos con la comida chafada de forma progresiva una cucharada diaria de alimento sólido.

  • De forma simultánea le ofreceremos alimentos sólidos pero en otra comida, por ejemplo en la cena o merienda (patatas fritas, tortilla, croquetas, etc…) ir probando hasta que deis con algún alimento sólido que le atraiga.  
  • Una vez consigamos que tome sólidos en la merienda, se presentará en la comida. Para reforzarle cuando pruebe una cucharada de sólido, le daremos a continuación como premio, alguna de sus comidas favoritas.

   
SUGERENCIAS:

  • Podemos presentar en la mesa los platos colocados en el orden en que van a ser tomados, para que pueda anticipar qué es lo que va a comer. (Primero el arroz, y después el yogurt o las natillas).  
  • Presentar la cantidad total que creamos que se va a comer, no poner en el plato más comida de la que sabemos de antemano que no se va a comer.  
  • Dar siempre de postre algún alimento muy apetecible para el niño, como yogur, natillas, zumo, etc…  
  • Enseñarle que se ha de respetar la secuencia de los alimentos tal y como hemos dispuesto, primero el plato fuerte y después el postre.  
  • Cuando esté acostumbrado a tomar alimentos de una marca comercial concreta o en recipiente especial haremos lo siguiente:  
  1. Iremos cambiando la forma del envase de forma progresiva hasta llegar al plato.
  2. No mezclar ni juntar en el mismo plato, o en la misma cuchara, el alimento que le guste con otro nuevo. Provoca rechazo.
  3. También es importante recordar, mantener la rutina y disponer las cosas como siempre, manteniendo constantes las condiciones ambientales.  


Iremos realizando todos estos pasos muy progresivamente, no pasaremos al siguiente hasta haber consolidado en el que estamos y no nos precipitaremos, es un proceso largo que requiere de mucha paciencia y comprensión.

Orientaciones cuando vamos a comer a casa de los titos, abuelos, amigos o un restaurante

  • Debemos intentar que las horas de comer sean momentos relajados y agradables. Podemos hablar de cosas que le interesen al niño mientras come, preguntarle por algo divertido que le haya sucedido en el día, etc.  
  • No hay que insistir una y otra vez en que coma, él ya sabe que es la hora de comer. Por eso, no debemos hacer comentarios continuos sobre si come o no come. Lo que podemos hacer es recordarle alguna vez el premio o la actividad agradable que le espera para después de comer y/o que el tiempo de comida se está acabando, pero no debemos hacerlo con demasiada insistencia (1 ó 2 veces máximo).  
  • El modo de reforzar el hecho de que coma será mediante sonrisas y comentarios no directamente relacionados con la comida. Se trata de que el niño perciba una actitud amable y tranquila por vuestra parte.  
  • Podemos hacer coincidir el final de la comida con alguna situación que le guste, por ejemplo, ver un cuento o jugar a algo que le guste.  
  • Es preferible que las raciones sean pequeñas, fundamentalmente si se trata de comida que ha rechazado en otras ocasiones  
  • Es muy importante respetar siempre el número de comidas del día y no añadir ninguna más. Evitar comer entre comidas, así nos aseguraremos de que tiene hambre.  
  • Marcar un tiempo razonable para la comida (30 minutos aprox.), avisándole, en caso de que ocurra, que se le ha pasado el tiempo. Puede disponer de un reloj con alarma que le avise de que se ha acabado el tiempo dedicado a comer. No se le facilitará ningún alimento hasta la próxima comida, enseñándole que hay unas horas apropiadas para comer.  
  • Al principio aceptaremos los intentos que haga por comer, por muy pequeñas que sean las cantidades, pudiendo por tanto comer postre, jugar, o lo que hayamos estipulado como refuerzo. Más adelante iremos exigiendo cantidades mayores. Empezar poco a poco.
  • Si no quiere comer lo que le hemos puestos, no es aconsejable ofrecerle otra comida que sabemos le puede gustar (ejemplo: nugets, patatas, sopa). Es en estos momentos, cuando el niño sabe que para nosotros es importante comer y puede chantajearnos.Debemos estar tranquilos, y si no desea comer, la próxima vez comerá más. De lo contrario, no conseguiremos que coma bien, saludable y adecuadamente.
  • Los cambios que queráis conseguir en el niño los debéis de secuenciar. Es decir, primero trabajar una cosa y premiarle por ello, y una vez conseguido actuaremos sobre otra. Primero que coma sentado, luego que coma en el tiempo establecido, que utilice los cubiertos…    

Esperamos que os sea útil la información que os aportamos, quedamos a vuestra entera disposición para cualquier duda. Un abrazo virtual.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp