la tensión arterial

La tensión arterial

¿QUÉ ES LA TENSIÓN ARTERIAL?

Es esencial para que la sangre pueda circular por los vasos sanguíneos y cumpla su función de llevar a todos los tejidos del organismo el oxígeno y los nutrientes que necesitan para mantener correctamente su actividad.

Es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Esto es importante ya que, si la presión aumenta por encima de unos niveles, las arterias que conducen la sangre empiezan a sufrir un daño mayor y, a la larga, ese daño se acaba traduciendo en complicaciones.

¿CÓMO SE MIDE?

Gracias a la tensión arterial sistólica (alta) conocemos la fuerza que ejerce la sangre en el interior de las arterias cuando el corazón late, en cambio, con la tensión arterial diastólica (baja) conocemos cuando está en reposo.

Todos los adultos deberían medir su tensión arterial periódicamente, ya que es importante conocer sus valores.

TIPOS DE TENSIÓN ARTERIAL

La frecuencia de un adulto mayor de 16 años oscila entre, sistólica (alta)  110-140 y diastólica (baja) 70-90.

Si dicha frecuencia es mayor de 140/90, se considera hipertensión. En el caso contrario, si los valores oscilaran entre 90/60 se denomina hipotensión.

FACTORES DE RIESGO

HIPERTENSIÓN

  • Antecedentes familiares. La presión arterial alta suele ser hereditaria.
  • Sobrepeso u obesidad. Cuanto más peso, más sangre necesitas para suministrarles oxígeno y nutrientes a los tejidos.  
  • Cantidad insuficiente de potasio en tu dieta. El potasio ayuda a equilibrar la cantidad de sodio en las células. 
  • Estrés. Los niveles altos de estrés pueden provocar un aumento temporal de la presión arterial.

HIPOTENSIÓN

  • Edad. La disminución de la presión arterial sobre todo con ciertos movimientos, al ponerse de pie o después de comer se da, principalmente, en adultos mayores de 65 años. 
  • Medicamentos. Las personas que toman ciertos medicamentos, por ejemplo, medicamentos para tratar la presión arterial alta, corren un mayor riesgo de tener presión arterial baja. 
  • Algunas enfermedades. La enfermedad de Parkinson, la diabetes y algunas afecciones cardíacas aumentan el riesgo de tener presión arterial baja.

¿QUÉ PUEDE PRODUCIR/CONSECUENCIAS? Y SU PREVENCIÓN.

HIPERTENSIÓN. El aumento puede causar el debilitamiento de los vasos sanguíneos y la aparición de protuberancias en ellos, lo que provoca la formación de un aneurisma. Insuficiencia cardíaca.  Problemas de memoria o comprensión. La presión arterial alta no controlada también puede afectar tu capacidad para pensar, recordar y aprender, provocar un accidente cerebrovascular.

¿Cómo prevenir la hipertensión?

  1. Dieta saludable, reduciendo la ingesta de sal (5g diarios).
  2. Evitar el uso nocivo del alcohol.
  3. Realizar actividad física.
  4. No consumir tabaco.
  5. Gestionar el estrés de forma saludable (meditación…).

HIPOTENSIÓN. Pueden causar mareos, debilidad, desmayos y riesgo de lesiones por caídas. Una presión arterial extremadamente baja puede privar al cuerpo del oxígeno suficiente para llevar a cabo las funciones, lo que provoca daños en el corazón y el cerebro.

¿Cómo prevenir la hipotensión?

  1. Beber mucho líquido, evitando la deshidratación.
  2. Mantener una dieta completa y equilibrada.
  3. Usar medias de compresión, de esta manera la sangre no se acumulará en las piernas.

LA IMPORTANCIA EN EL TRATAMIENTO DE REHABILITACION DE DAÑO CEREBRAL

Teniendo en cuenta los aspectos anteriores es importante conocer los antecedentes médicos de nuestros pacientes, en este caso la tensión arterial, para que su tratamiento sea adecuado a sus necesidades.

Hemos comprobado en este artículo que hay aspectos que dificultan la actividad física y mental, pudiendo interponerse/dificultar una óptima rehabilitación. 

Mediante el tratamiento de podrá trabajar la calidad de vida, de manera que este tenga un objetivo extra; aunque no se puedan modificar las condiciones físicas y mentales, podemos reducir la sintomatología de la enfermedad clínica, y prevenir riesgos u complicaciones. 

Autora: Gloria Piñero Davo – Asistencia al paciente

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp