niños que caminan de puntillas

¿Por qué mi hijo/a anda de puntillas?

La marcha de puntillas puede aparecer de forma espontánea y continua durante la infancia, y es muy habitual ver a niños que caminan de puntillas. Este tipo de marcha no está contemplada dentro de la locomoción humana, aunque sí se considera una capacidad posible de realizar dentro de nuestras habilidades, gracias a un buen equilibrio y control postural.  Al principio de la adquisición de la marcha, los infantes pueden comenzar a andar de esta forma, como primeros intentos para controlar su equilibrio, el reparto de peso o por diversión. Si observas a tu hijo/a andar de puntillas de forma esporádica no hay porque alarmarse, pero si este hábito persiste, se debe consultar con un especialista, y no dejarlo pasar.

¿Qué causa la marcha de puntillas?

Antes de cualquier sospecha, diagnóstico o búsqueda vía internet (sin información previa ni conocer a dónde dirigirnos específicamente) debemos consultar con un experto (médico, fisioterapeuta) que nos oriente sobre cuál es la forma correcta de actuar, y empezar a recabar información, debido a que cada caso es diferente a otro y se debe de personalizar cada tratamiento y abordaje. 

Causas

En un primer lugar, su aparición se puede deber a una causa justificada. Es decir, existen pruebas médicas (radiografía, resonancia, pruebas genéticas, etc.) que indican la existencia de una lesión, daño o alteración; como es el caso de la parálisis cerebral infantil donde existe un daño neurológico; una disimetría ósea, donde encontramos una diferencia en la longitud de las extremidades inferiores; o por otros motivos.

En segundo lugar, nos encontramos que las causas justificadas (con pruebas médicas) han sido descartadas y no existe explicación clara ni prueba que corrobore su aparición. Es en este momento cuando se cataloga este tipo de marcha como “marcha de puntillas idiopática” (idiopático – adjetivo usado en medicina para describir una enfermedad de irrupción espontánea o de causa desconocida), siendo una marcha que aparece de forma transitoria y que el niño/a puede llegar a controlar consiguiendo apoyar la totalidad de la planta del pie de forma controlada. 

En cualquier caso, ¿cómo corregir el andar de puntillas?

Después de la primera consulta con el médico (pediatra) y una aclaración de lo que ocurre, lo recomendable siempre es consultar con otro especialista, sea cual sea el caso.

En este caso nos centraremos en la marcha de puntillas idiopática. Aunque la alteración estructural y biomecánica (el cuerpo y su movimiento) son lo que más destaca a simple vista, al no existir una explicación concreta sobre su aparición debemos tener en cuenta más factores por los cuales puede aparecer la marcha de puntillas. Entre ellos encontramos la conducta, la visión, causas emocionales u otros, siendo lo más recomendable acudir a un centro especializado y consultar con un equipo multidisciplinar, compuesto por varios especialistas que trabajan en equipo y que desde cada una de sus áreas especializadas – como fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia, neuropsicología, optometría, ortopedia y podología – abordarán el tratamiento de la forma más global posible. El abordaje, evaluación y tratamiento desde diversas perspectivas hace que se abarquen todas las áreas del desarrollo del ser humano.   

Bibliografía

1- A. I. KAPANDJI. El pie. Fisiología articular. 5ª edición. Editorial Médica Panamericana. Madrid.(1998) p.178-250

2- L. Macias Merlo. J Fagoaga Mata. Fisioterapia en pediatría.2002 McGraw-Hill/Interamericana de Espana, S.A.U. Madrid. 461 pags. Facultad de Ciencias de la Salud Universidad Europea de Madrid. España

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp